El hecho
The Guardian publicó que Julian Assange recibía seguridad pagada por el gobierno ecuatoriano, y que de paso era vigilado por éste. Y que Assange, a su vez, espiaba al gobierno; él no ha negado ni confirmado esta acusación. La gracia involucra cerca de cinco millones de dólares del erario nacional.

¿Sorprendidos?
¿En serio nadie  esperaba que un hacker ‘hackée’ hasta a su madre? Como canta Taylor Swift: “haters gonna hate…” y hackers gonna hack. Elemental.

Amistades peligrosas
Desde 2012, la telenovela del hacker australiano hospedado en la embajada ecuatoriana ha tenido de todo: desde visitas de famosos, pasando por supuestos vínculos con separatistas catalanes, hasta desplantes al país y al presidente Moreno. Con el cambio de Presidente el año pasado, perdió el favor del Ejecutivo, que cada vez es más claro en las molestias que Assange representa para el Ecuador, sobre todo porque su presencia deteriora las relaciones bilaterales del país con Reino Unido, Estados Unidos, España…

¿Hay algo más que debamos saber?
La embajadora británica en Ecuador, Katherine Ward, dijo ayer que Assange es “más o menos un prófugo de la justicia” y que confía en que el actual gobierno, que heredó al asilado, podrá resolver el caso pronto. A buen entendedor…

Mediato opina
El cambio de las relaciones entre los gobiernos de Ecuador y EE.UU., para el cual apresar a Assange es una prioridad, complica la situación del australiano, porque el Ejecutivo al parecer ya no está dispuesto a comprarse un lío ajeno y perjudicar los intereses, principalmente comerciales, del país con actores poderosos de la geopolítica mundial.